domingo, 27 de diciembre de 2015

Un Paseo Por La Infancia

A menudo nos olvidamos de quién somos y porqué somos de un modo u otro. Si volvemos la mirada atrás y recordamos nuestra infancia descubriremos que muchas cosas nos marcaron para siempre.

Hoy he dado un paseo por algunos recuerdos y he encontrado pequeños detalles que me hacen sonreír y que llenan de nostalgia el momento.


Recuerdo esas meriendas con mis amigos de la escuela, guiados por mi abuelo, añoro esas meriendas e historias…

Recuerdo un San Marcos bajo el almendro de las pedrizas jugando pero al mismo tiempo un sentimiento de tristeza porque el pueblo despedía a un gran hombre, y nosotros los niños mirábamos desde la distancia su último adiós.

Recuerdo las horas paseando por las pedrizas, buscando tomillo y sentándonos sobre él porque era bueno para la tos.

Recuerdo esas rocas que se convertían en mesas de banquetes, otras en toboganes o pistas de esquí… y recuero mi favorita, la que a veces era cuna y la que a veces era un coche, un avión o un barco y nos llevaba a donde nuestra imaginación quisiera.
Recuerdo recoger “candilicos” y pensar que eran los faroles de las hadas… coger lirios, olerlos y llevarlos como si de un trofeo se tratase como ramito de regalo a mamá…

Recuerdo escribir mi nombre en las pitas, al igual que mis amigas, junto al nombre del chico que nos gustaba... como si fuera el amor de nuestra vida.

Recuerdo, sí recuerdo y saboreo uno de los mejores momentos, uno que de vez en cuando sin motivo alguno tras la cena se convertía en celebración, en charlas o juegos mientras papá, mamá, mi hermano y yo compartíamos unas deliciosas galletas “princesa”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu opinión sobre las entradas y sugerir temas que te interesaría para futuras publicaciones