domingo, 3 de abril de 2016

Masa Madre

Me estoy iniciando en el apasionante mundo del pan y la masa madre, y quiero compartirlo con vosotros.
Primero explicaré qué es la masa madre: es un compuesto natural que sólo lleva agua y harina, sin añadir ningún tipo de fermento, ya que aprovechamos las propias levaduras que aporta la harina. Es la manera tradicional con la que se preparaban los panes antiguamente, esos panes que ahora es tan difícil encontrar.

¿Por qué hacer masa madre? Porque como todos sabemos lo natural es lo más saludable, porque el sabor del pan es único, y porque no es tan difícil como hasta ahora nos han hecho creer. Hay muchas personas que ya los hacen y algunas de ellas muy recelosas de explicar cómo se hace otras en cambio sin conocerte te ofrecen su casa para enseñarte. Finalmente, por la falta de tiempo y el ritmo de vida acelerado que suelo llevar he decido investigar por internet y practicar yo en casa. Además, es muy fácil de conservarla.
Bueno, no me enrollo más y os indico cómo hacerla. Necesitaremos 7 días para tener la masa madre, y cada día dedicaremos como mucho 5 minutos.
Día 1. Mezclamos en un botecito limpio (yo uso un tarrito de cristal) la misma cantidad en volumen de agua que de harina integral de centeno hasta obtener un puré denso. A continuación le echamos una cucharada sopera más de agua y volvemos a remover bien hasta que esté bien integrado.
¿Cómo lo hago para controlar lo del volumen? Pues pongo en un vaso 3 cucharadas soperas de harina por ejemplo, me fijo bien hasta que altura queda la harina, la echo al tarro, y ahora en el vaso añado agua hasta la señal donde estaba la harina y ya incorporo esa agua al tarrito, remuevo bien y le añado una cucharada más de agua y vuelvo a remover.
Tapamos con un paño de cocina limpio o con papel de cocina. Lo dejamos reposar 2 días a temperatura ambiente (que no haya mucho frío), lo ideal es a 20-22ºC, pero yo simplemente lo meto en un mueble de la cocina.
Sobre el agua… hay quien usa agua del grifo, pero no se suele recomendar, si quieres usar agua del grifo dejarla 3h en una botella antes de usarla, pero hay quién dice que no hay inconveniente. Yo uso mi agua favorita, agua de uno de los nacimientos de mi pueblo, agua de Riofrío.
Día 2. No hacemos nada nada.

Día 3. Quitamos un par de cucharadas de la masa y añadimos harina y agua hasta volver a alcanzar la consistencia de puré, revolvemos y esperamos otro día.

Día 4, 5, 6, 7… Igual que el día 3. Hasta que consigamos que la masa sea capaz de doblar su volumen en pocas horas y el olor sea limpio, ácido y alcohólico. Veremos que al subir el volumen se convierte en una masa esponjosa tipo mousse con muchas burbujas.

Una vez lista, la usamos o la guardamos en la nevera en su bote. Es suficiente con guardar unos 50-100 g de masa madre.
Yo la dejo en la nevera incluso hasta 2-3 semanas sin usarla. Para volver a usarla el día de antes habrá que “activarla”, os explico cómo hacerlo en las próximas entradas “Recetas de pan con masa madre”.
Espero que os animéis a hacerla, pero si no queréis avisadme y yo os doy una poquita de la mía, ya veréis como con muy poca cantidad podremos hacer nuestro pan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu opinión sobre las entradas y sugerir temas que te interesaría para futuras publicaciones