martes, 31 de mayo de 2016

Kéfir: qué, para qué y cómo

Bueno como prometí aquí voy a intentar explicar qué es el kéfir, yo tampoco sabía lo que era pero sí que había escuchado de sus numerosas propiedades. Así que he tirado del amigo google para saber un poco más de él, aquí os paso la información que he recopilado:
El kéfir es originario del este de Europa y suroeste de Asia y su nombre procede de la palabra turca kéfir, que significa “sentirse bien” después de comer.
Los granos de kéfir están formados por cultivos de levadura y bacterias lácticas, son unos granos de color blanco con aspecto similar al de la coliflor.


Al añadir los granos de kéfir a la leche los microorganismos actúan fermentando los azúcares de la leche dando lugar a la bebida de kéfir. El tiempo estimado de fermentación es de 24 horas. Una vez finalizado el proceso, es posible retirar los granos de kéfir para usarlos de nuevo y obtener más kéfir. Tanto a los organismos como a la bebida obtenida se les llama kéfir.
El kéfir tiene un sabor parecido al yogur líquido.
Entre sus beneficios está:
- regenera la flora intestinal
- mejora las defensas naturales del organismo
- favorece la digestión
- evita el estreñimiento
Y otros muchos beneficios que veréis en internet.
¿Dónde consigo el kéfir?
Pues lo venden en algunos sitios pero yo recomiendo que uses el 100% natural, y para ello podéis perdirle a alguien que ya lo cultive puesto que crece rápidamente y os podrá ir dando. De hecho si queréiss avisadme y os doy. Ya he dado a 3 personas y como es un “ser vivo” hasta le han puesto nombre como buena mascota jejeje!
¿Cómo prepararlo?
Vamos a necesitar:
  • 1 ó 2 cucharadas de granos de kéfir
  • Un recipiente con tapa (preferiblemente de vidrio)
  • 2 vasos de leche (yo uso desnatada que es la que me recomendaron)
  • Un colador de plástico o tela
Elaboración:
Pon los granos de kéfir en el recipiente y añade la leche a temperatura ambiente. Procura no llenar el recipiente hasta arriba; deja 2-3 cm libres.

Tápalo y déjalo reposar entre 12 y 36 horas a temperatura ambiente.

Cuando empiece a tener consistencia grumosa, yo lo hago a las 24 horas aproximadamente, cuela el líquido para separar los granos de kéfir de la bebida:


Esa bebida ya está lista para ser tomada o bien guardarla en la nevera donde puedes conservarla un máximo de 4-5 días. Si ves que la bebida en la nevera se separa no te asustes es normal, agítala un poco antes de usarla y ya está. 

La puedes tomar tal cual o combinarla para hacer batidos como el que os comenté en la entrada anterior.

Vuelve a poner los granos en un recipiente, añade de nuevo la leche y repite el proceso.
Una vez a la semana o cada dos semanas puedes lavar si quieres los granos de kéfir con agua mineral. Lo escurres y vuelves a alimentar. Esto no es imprescindible hay quien nunca lava el kéfir.
Precauciones:
Los granos de kéfir nunca deben tocar el metal.
No uses leche fría para alimentar el kéfir.
Si tienes dudas deja un comentario a continuación J

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu opinión sobre las entradas y sugerir temas que te interesaría para futuras publicaciones