sábado, 31 de diciembre de 2016

Bye bye 2016


Con esta sonrisa despido el 2016, agradeciendo cada momento vivido, cada reto, cada decepción y cada momento de sufrimiento... Porque cada uno de esos momentos me han acercado más a conocerme, a entender quien soy, a respetar mis valores y creer y amar mi esencia...
Orgullosa de mi carácter, ese que me hace arremangarme para entregarme en cuerpo y en alma tanto en lo personal como en lo profesional...
Quizás a veces me sienta desubicada o incomprendida porque este mundo no esté preparado para la sinceridad o mi energía... Pero durante este año he aprendido que lo importante es ser uno mismo...porque si no lo eres te pierdes.
A todos aquellos que lo entienden y a los que no os agradezco vuestras enseñanzas de 2016...y os deseo lo mejor para este nuevo año... Que vuestra sonrisa os ilumine y e ilumine a quienes os rodean....pero que sea una sonrisa de las sinceras, de las que iluminan la mirada.

Leer más...

jueves, 29 de diciembre de 2016

... La Toalla...


Hoy me he encontrado con esta reflexión que escribí hace unos meses y se había quedado en el tintero:
“La toalla está a punto de tocar el suelo, quieres dejarla caer porque ni si quiera puedes tirarla, hasta para eso te faltan las fuerzas…


Te ha pasado, sí, y en más de una ocasión. Te sientes mal por estar así, pero al mismo tiempo esa sensación te atrapa y se convierte en una situación cómoda, monótona y previsible, sin altibajos. Esto se convierte en tu círculo vicioso, la pescadilla que se muerde la cola. Sabes que tienes que detener ese círculo, pero no quieres, sí lo harás, pero mejor mañana…
Comienzas a alejarte de los que te rodean, de tu esencia, y entras en un mundo en el que sólo hay vacío. Te miras al espejo, no reconoces ese reflejo y ni tan siquiera soportas verlo…

No tienes ningún problema real, pero toda la realidad es tu problema. Te sientes distante, diferente, triste y desdichado.
Hay una excusa perfecta para cada plan que surge, en estas ocasiones son las que mejor te vienen esas horas extra en el trabajo no remuneradas… te refugias en él para seguir huyendo de tu realidad. Ah, no, espera que ahora no estás trabajando, pero no importa, en casa hay siempre tanto qué hacer… Además, tienes un dolor horrible de cabeza, ¿o te dolía la espalda? Da igual, mejor otro día quedamos…

Así trascurren las semanas, llegan años y para ti puede que incluso años… Ese bajón, ese “no problema” ya sí es un problema real, en el que tú y sólo tú tienes la solución.
Párate, detente y si has dejado caer la toalla, recógela, mírate al espejo, admírate… sí haz justo lo contrario a lo que te apetece, lo contrario a lo que has estado haciendo tanto tiempo:

-          Deja de esconderte

-          Sé tú quien busque a los demás

-          Arréglate

-          Sonríe

-          Salta

-          Baila

-          Canta

-          Y sobre todo: ¡deja de lamentarte!

Coge la toalla y cuélgala en la percha más alta de la casa… o tírala al suelo pero para tomar el sol, para hacer abdominales o para echar una siesta absorbiendo la energía de la naturaleza.”

Leer más...

viernes, 2 de diciembre de 2016

Hamburguesa Vegetal: verduras, quinoa y avena

Parece que fue ayer y ya ha pasado un año desde que empecé esta aventura. Así que para celebrarlo os dejo esta deliciosa y sana receta.
 
Ingredientes:
  • 2 vasos de quinoa.
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • 1 berenjena pequeña
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de pan rallado o de avena
  • aceite de oliva
  • sal
 Elaboración:
Ponemos la quinoa en un recipiente con agua, la lavamos bien, la colamos con un colador fino, cambiamos  el agua de nuevo y volvemos a colarla.
En una olla, cocemos la quinoa, unos 15 minutos, poniendo el doble de agua con un poco de sal y una hoja de laurel. El tiempo puede variar, pero generalmente está cuando se consume todo el agua. Una vez cocida la colamos y reservamos.
Trituramos con la batidora la cebolla, el pimiento verde y la zanahoria.
En una sartén con aceite de oliva rehogamos los vegetales triturados hasta que estén hechos. A continuación agregamos la quinoa y cocinamos todo junto.
Aparte, en otra sartén con una fondo de aceite cocinamos la berenjena, que antes habremos pelado y cortado en círculos y estos en cuadraditos, la sazonamos con sal y ajo e polvo.
Cuando la berenjena esté cocinada la añadimos a la quinoa, unimos todo bien y dejamos hacer unos minutos.
Por ultimo le ponemos  las 2 cucharadas de pan rallado o avena, para que espese y tome cuerpo.
 
 Formamos las hamburguesas las colocamos sobre papel de horno.  Las horneamos a 180º C unos 15 minutos o hasta que estén doradas. También podemos hacerlas en una sartén a la plancha.
(Ah! Y se pueden congelar).
Yo las acompañé de rodajas de tomate y queso.

Leer más...